El Titanomachya gimenezi es el primer saurópodo reconocido en la formación La Colonia en Argentina. Este trabajo fue apoyado en parte por National Geographic Society.

Un equipo de investigadores y paleontólogos argentinos que trabajan en la formación La Colonia de la Patagonia central descubrió los restos fósiles de un nuevo titanosaurio, que data de 70 millones de años. El dinosaurio fue nombrado Titanomachya gimenezi en homenaje a la Dra. Olga Giménez, quien fue la primera paleontóloga que estudió los dinosaurios de la provincia de Chubut en donde se encuentra la formación La Colonia.

Titanomachya gimenezi marca el primer descubrimiento de dinosaurios saurópodos reconocido en esta locación y es el segundo saltasaurus registrado al sur del Macizo Norpatagónico. También es el titanosaurio más pequeño conocido de la Patagonia central y pesa aproximadamente 7 toneladas, casi 10 veces más pequeño que sus homólogos titanosaurios gigantes.

El dinosaurio fue anunciado como parte del proyecto que estudia el fin de la era de los dinosaurios en la Patagonia, liderado por el Explorador de National Geographic Diego Pol y apoyado por National Geographic Society junto con más de diez museos y universidades de Argentina, entre ellos el Museo de La Plata y el Museo Paleontológico Egidio Feruglio.

Los investigadores pudieron identificar al dinosaurio a partir de la recuperación de sus extremidades anteriores, posteriores y fragmentos de costillas y una vértebra caudal. A partir de estos especímenes determinaron las características morfológicas únicas del Titanomachya entre los titanosaurios del Cretácico superior.

Por ejemplo, la estructura del astrágalo de Titanomachya (un hueso importante en el tobillo) nunca se había visto antes en otros titanosaurios y demuestra un rasgo evolutivo intermedio significativo entre Colossosauria y Saltasauroidea, las dos ramas principales del árbol genealógico de los titanosaurios. Como tal, Titanomachya ocupa un lugar significativo en el panorama evolutivo de los dinosaurios saurópodos en la Patagonia durante la época del Cretácico Superior.

“El descubrimiento de Titanomachya se suma a datos anteriores que sugerían que hubo un cambio ecológico importante a medida que el [Período] Cretácico llegaba a su fin, marcado por la reducción del tamaño de los titanosaurios, una disminución en su abundancia y el predominio de otros dinosaurios herbívoros, como los hadrosáuridos, en el paisaje. Este cambio ecológico en los dinosaurios herbívoros se produjo en medio de cambios climáticos y de hábitats, así como del avance del Océano Atlántico sobre gran parte de la Patagonia”, dijo el Explorador de National Geographic, Diego Pol.

“El proyecto tiene como objetivo ampliar nuestra comprensión científica de los dinosaurios y vertebrados que existieron en toda la Patagonia durante los últimos 15 millones de años en el Período Cretácico con la esperanza de construir una base de datos que ayude a los investigadores a identificar patrones de extinción en América del Sur en relación con otras regiones del mundo”, agregó Pol.

“Estamos felices de compartir el emocionante descubrimiento de Titanomachya gimenezi en el cual Diego y este gran equipo de investigadores y técnicos de campo y laboratorio trabajaron. Es un verdadero testimonio de lo que nos dedicamos a hacer todos los días en National Geographic Society: participar en la ciencia y la exploración para comprender mejor las maravillas de nuestro mundo y compartir esos hallazgos con la comunidad global”, dijo Ian Miller, Director de Ciencia e Innovación de National Geographic Society.

Crédito: Vincent Brusca

www.nationalgeographic.org 

QUE LA OSCURIDAD LOS PROTEJA

SANDYMOON