Este 2 de agosto es el Overshoot Day o Día de la Sobrecapacidad de la Tierra, es una fecha crítica que marca el momento en el calendario en que la población global ha agotado todos los recursos naturales que el planeta es capaz de regenerar en un año. A partir de este día, vivimos en deuda ecológica con la tierra; en 8 meses hemos consumido nuestro presupuesto natural al consumir más recursos y generar más contaminación de lo que la tierra puede renovar y filtrar.

Este claro indicador del impacto que la actividad humana tiene en el medio ambiente es, por demás, alarmante, pues se evidencia un creciente desequilibrio entre lo que tomamos de la naturaleza y lo que podemos restablecer. Este déficit ecológico genera una serie de desafíos que afectan directamente la calidad de vida y la supervivencia de las generaciones presentes y futuras. Algunas de las principales repercusiones son:

  • Cambio Climático: Las emisiones de gases de efecto invernadero aumentan la concentración de CO2 en la atmósfera, contribuyendo al calentamiento global y el cambio climático.
  • Escasez de Recursos: La sobreexplotación de recursos naturales, como agua, suelo fértil, madera y minerales, conduce a su agotamiento, afectando la capacidad de la Tierra para satisfacer nuestras necesidades básicas.
  • Pérdida de Biodiversidad: La expansión de la actividad humana resulta en la degradación de ecosistemas y la pérdida de especies, lo que afecta la interconexión y estabilidad de los ecosistemas.
  • Falta de tierra: Cada vez tenemos menos tierra cultivable disponible para poder producir alimentos que abastezcan la demanda de una creciente población.

Mitigarlo a través de la Agricultura Regenerativa

La agricultura es uno de los principales contribuyentes al calentamiento global y representa casi una cuarta parte de todas las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero (GEI). Este círculo necesita soluciones, innovación y tecnología para entrar a una nueva era, en la que sea productiva y el medio ambiente esté protegido. Así surge la Agricultura Regenerativa, un enfoque integral que puede restaurar y mejorar la salud del suelo, el agua y la biodiversidad, al tiempo que contribuye a la prevención de emisiones de dióxido de carbono.

La adopción de este sistema tiene el potencial de lograr un equilibrio mejorado entre la productividad y la protección del medio ambiente, al mismo tiempo que satisface las necesidades de la sociedad y los agricultores. Entre los beneficios más reconocidos de los sistemas agrícolas regenerativos se encuentran:

  • Mejorar la salud de los suelos como máxima prioridad.
  • Fomentar la mitigación del cambio climático mediante la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero y/o el aumento de la absorción de carbono.
  • Mantener, preservar y restaurar la biodiversidad.
  • Mejorar la eficiencia en el uso del agua y su calidad.
  • Mejorar el bienestar social y económico de los agricultores y las comunidades.

El despliegue de nuevos modelos de negocio y tecnologías digitales también serán esenciales para atender las necesidades de los productores. De igual manera, las alianzas estratégicas y los modelos de cooperación en la cadena alimentaria ayudarán a los agricultores a aplicar prácticas sostenibles y mejorar el acceso a los mercados.

En este sentido, Bayer se compromete a liderar el futuro de la industria a través de soluciones que tienen el potencial de dar forma al futuro sostenible de la agricultura en los próximos años como lo son: fitomejoramiento, biotecnología, herramientas digitales y de datos, protección de cultivos, fijación de nitrógeno y descarbonización.

Por ejemplo, productos como VITALA, desarrollado a lo largo de más de tres décadas por un grupo de investigadores mexicanos, permite incrementar el número de maíz sembrado por hectárea y aumentar su producción en el mismo espacio de tierra disponible para el cultivo, a partir de una planta más pequeña. Por otra parte, iniciativas como “Suelos Vivos de las Américas”, en alianza con el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA) es un proyecto que vincula a la cooperación técnica junto a gobiernos y organismos públicos y privados para contribuir a detener procesos de degradación de la tierra y de la agricultura.

Finalmente, el proyecto de reforestación con drones que implementa la compañía permite dispersar en un solo vuelo hasta 10 o 15 tipos de semillas diferentes, así, se han reforestad más de 400 hectáreas en Chihuahua y Sinaloa al ser cuencas importantes para la infiltración del agua donde se concentra un gran porcentaje de la producción alimentaria del país. Además, a lo largo de 2023 se habrán reforestado 300 hectáreas adicionales.

Esto se traduce en la mejora de la productividad, el bienestar social y económico de los productores y las comunidades, la conservación del agua, la mitigación del cambio climático, la mejora de la salud del suelo y la conservación y la restauración de la biodiversidad.

“Bayer lidera el camino hacia la transformación de la agricultura, nuestro trabajo dentro del campo está centrado en la transformación digital, guiado por la innovación. Para nosotros, el énfasis en la agricultura regenerativa es la única respuesta para reestablecer nuestra relación con el medio ambiente y garantizar la productividad del suelo, al mismo que tiempo que lo regeneramos con un impacto positivo neto en el medio ambiente”, señaló Manuel Bravo,director general de Bayer México.

El Overshoot Day es una advertencia inquietante de que estamos agotando los recursos de nuestro planeta a un ritmo insostenible. Es vital que todos nos unamos para tomar acciones inmediatas y significativas para preservar la naturaleza y restaurar el equilibrio con nuestro entorno. Solo a través de un esfuerzo conjunto y comprometido podemos garantizar un futuro saludable y próspero para las generaciones venideras.

www.bayer.com

QUE LA OSCURIDAD LOS PROTEJA

SANDYMOON